Tenía muchas ganas de compartir la historia de Teresa y Tamás. Una boda internacional en Cádiz que daba el pistoletazo de salida al verano y que dio lugar a un día mágico lleno de luz y de buen rollo.

Teresa y Tamás se dieron el “Sí quiero”en la Parroquia Santa María de las Virtudes del pueblo natal de Teresa (Villamartín, Cádiz) el 16 de junio de 2018 a las 18:00h . Hay que destacar el retablo barroco en madera de la parroquia, ¡es-pec-ta-cu-lar!

Teresa se vistió en la casa familiar en pleno pueblo de Villamartín. Sencilla y coqueta, eligió joyas de Swarovski para rematar un precioso vestido con un escote de vértigo en la espalda. Tamás se vistió en la “Casa de la Huerta” de la Hacienda El Rosalejo a pocos kilómetros del pueblo. Optó por una apuesta segura, chaqué azul que siempre nos encanta. El reloj de su padre era su joya más preciada, por supuesto.

Del catering y la decoración se encargó la propia Hacienda El Rosalejo, lugar precioso para celebrar una boda y con una historia brutal. La papelería la realizaron los propios novios, se notó la dedicación y cariño que le pusieron.  El fin de fiesta se encargaron de animarlo los amigos y familiares tanto españoles como un buen puñado que se desplazaron desde Hungría para acompañar a Tamás. Daba igual la nacionalidad, todos bailaron indistintamente flamenco y canciones populares húngaras hasta que los primeros rayos de sol despuntaron. ¡Pura diversión!

Sentaos, dadle al play y disfrutad de esta súper boda como lo hice yo.